Conservación y Restauración de Dorados.



Más allá del aspecto técnico en la Conservación-Restauración de bienes culturales, existen aspectos de valor histórico por lo que merece la pena intervenir adecuadamente las piezas que han sufrido daños biológicos y físicos.

Una de las patologías que sufren los recubrimientos del mobiliario son los desprendimientos de preparaciones y dorados. Al ser inminente que actuemos para respetar la legibilidad de la pieza, es necesaria una intervención que detenga sus deterioros, no sin antes haber realizado una analítica microscópica en el laboratorio, que determine las características químicas de los estratos dañados y así, con exactitud también determinar los materiales que se emplearán en su Restauración.

Nuestra labor es preservar las piezas como legado histórico a futuras generaciones, por lo que es necesario tener en cuenta que el valor del mobiliario, a parte de su utilidad, es meramente como una prueba que muestra costumbres tanto sociales como culturales a las siguientes generaciones. Viendo así cada pieza mueble, se puede decir que al intervenirla, estamos ayudando al enriquecimiento de la cultura como herencia genérica.