Benedetto Croce



¿Tiene algo qué ver este hombre con la Conservación Y Restauración?

Sí, fue el mentor de Cesare Brandi.

Croce, quien presumió de ser Escritor, Filósofo e Historiador, a inicios de 1900 publicó que la estética se configura en primer lugar como actividad teórica basada en los sentidos, en las representaciones e intuiciones que tenemos de la realidad. El objeto fundamental de la estética —que es también la ciencia de la expresión— es el lenguaje.

También se adentró en el arte, diciendo que no es una producción exclusivamente sensible, sino una reflexión conceptual que si bien no es un mero hecho social (a la manera de los positivistas), posee un estatuto particular y específico: el arte es la expresión de una intuición lírica que conmueve emotivamente al intelecto, pues vincula sentimiento y sentido.

Cesare Brandi, heredero del fuerte idealismo de su mentor intelectual Benedetto Croce, publica la Teoría de la Restauración, donde sugiere que la restauración gira alrededor del momento de reconocimiento de la obra de arte, como instante de acceso a una realidad superior, de la que el objeto es una epifanía. La obra posee un doble carácter, como realidad estética e histórica a las que Brandi llama instancias. Estas son fundamentales ya que son las que constituyen como medios de acceso a la realidad y al conocimiento que la obra contiene. Por otro lado establece que la obra de arte goza de una unidad potencial que le da identidad a pesar del tiempo y las transformaciones.

Especialmente con la doctrina de la unidad potencial, Brandi deja claro que al restaurar la materia solo hacemos un acondicionamiento para que la imagen verdadera de la obra de arte se haga presente, como epifanía. La unidad de la obra como siempre lo aclara Brandi, no es una unidad física, no es algo que seamos capaces de percibir por medio del intelecto de forma metódica, sino solo como una intuición.

Es bastante obvio el paralelismo que existe con el mito de la caverna de Platón. Por ello la unidad no se puede fragmentar, aun en las secciones de la obra de arte destruida, la unidad sigue ahí, es algo que no esta en la materialidad de la obra sino fuera de ella.

Este compromiso con la unidad potencial hace que la obra de Brandi sea muchas veces malinterpretada o completamente ininteligible para sus lectores formados en la tradición empírico-racional de las ciencias experimentales. Esto ha llevado a afirmar que Brandi es obscuro y usado de formas ambiguas y hasta contradictorias.

Aún así, Brandi ha sido unos de los precursores de la Conservación-Restauración, y en la década de 1980, el término empezó a usarse gracias a sus adelantos ideológicos.

Entonces, se puede pensar que sin la ideología establecida por Benedetto Croce, quizá la Teoría de la Restauración de Brandi nunca hubiera sido escrita, y por lo tanto, la Conservación Y Restauración que conocemos hoy en día, sería otra o no existiría como tal.

Fuente: Wikipedia